5 de abril de 2012

Efectos de una desintoxicación durante la etapa pre-menstrual

Hoy es el último día de mi desintoxicación por medio de jugos y de hecho estoy triste de que llegue a su fin. Pensé sería muchísimo más difícil pues lo programé durante mi etapa premenstrual, pero ha sido todo lo contrario y de hecho me abrió mucho los ojos!

En los últimos dos meses he tenido dolores de cabeza durante esta etapa, lo cual hacía que solo quisiera estar en cama, descansado en la obscuridad. Sabía que esto probablemente estaba relacionado con la cantidad de agua que tomo, por lo que traté de tomar más agua pero eso no fue suficiente. No tomo mucho alcohol, por lo que sacarlo de mi dieta no me fue difícil, también me quité la taza de café que me tomaba por la mañana con la intención de mantener una dieta lo más limpia posible y ver si mis síntomas mejoraban. Tengo muchos años que no tomo leche de vaca y utilizo leche de almendra cuando yo la preparo y sino no la tomo. Hace dos meses me quité el azúcar morena por completo y casi no uso sal ni condimentos. 
En los últimos cinco días, he estado tomando 4 jugos al día, 3 litros de agua y dos tazas de agua caliente, una con una rebanada de limón y otra de jengibre por la mañana y la otra con una cucharada de jugo de limón antes de dormir. Claro que no ha sido nada fácil, tengo mucha hambre y no se pueden imaginar que alegría me da pensar en el desayuno de mañana, sin embargo una gran parte de mi quiere seguir con esta rutina de limpieza. 
He visto otra parte de mí en esta etapa de mi ciclo, en donde normalmente tendría más cambios de humor, pechos sensibles y últimamente dolores de cabeza. Hoy, después de cinco días de jugos, me siento muy contenta, viva y mentalmente fuerte. Estoy consciente de que mi energía está descendiendo y obvio no voy a correr un maratón muy pronto, pero no me siento pesada o adolorida. 
He estado pasado por muchos cambios, internos y externos pero me siento centrada, mis sentidos están tan alertas que de hecho siento una conexión entre mi vientre, mi corazón y mi garganta. Es como si todo lo que saliera de mí, saliera desde mi centro de poder, desde mi luz interna y se siente increíble! Me siento en sintonía con quien realmente soy y también muy intuitiva. 
No me malinterpreten, amo la comida, me encanta prepararla y comerla, por lo que ha sido una verdadera tortura ver y oler comida, pero aun así he seguido con mis jugos, pues al fin y al cabo cinco días no son muchos. Sin embargo, ha sido increíble confirmar lo mucho que la comida nos afecta, ya sea de manera positiva o negativa y ver como efectivamente la comida puede alterar nuestro ciclo menstrual. 
Durante los cinco días de desintoxicación recibía mensajes de la persona con la que hice el tratamiento de desintoxicación. En los mensajes decía “muy bien, ya casi terminas, no olvides recompensarte hoy” a lo cual mi primera reacción fue pensar en voz alta ¿Cómo puedo recompensarme si no puedo comer?! (ooops!) Afortunadamente mi pareja me escuchó y muy sabiamente me dijo que hay otras formas de recompensarte que no sea con comida. Digo, es obvio, se supone que ya lo sabía, pero no lo había visto así de claro. De hecho pensé que no era una persona que come por comer, por aburrimiento o por cualquier otra razón que no sea el tener hambre, pero mi subconsciente me traicionó y parece que sí. 
Y bueno, aunque cinco días no son muchos y pensaba que mi dieta no era tan mala, después de cinco días sin comida sólida, me siento más centrada y en control de mis emociones y mi poder. Siento mi útero lleno de fuego, pero no un fuego que arde fuera de control (o emociones fuera de control!), sino más bien un fuego suave que alumbra poco a poco todo mi ser. 
Para la mayoría de las mujeres la fase pre-menstrual es la más difícil de sobrellevar, llega llena de emociones fuertes, dolores, depresión, antojos y mucho más. Pero, ¿Qué porcentaje de estas reacciones son nuestras verdaderas emociones y qué porcentaje viene por la influencia de la comida?
Para mi está claro que la comida juega un papel importante, es un poco obvio y a lo mejor muchas de ustedes ya lo saben y dirán “ya lo sabía” pero observen detalladamente lo que están comiendo, ¿Será que es más fácil comer que enfrentar las emociones que se nos presentan en esta fase? 
Cuida tu consumo de cafeína, harina blanca, azúcar, sal (especialmente la refinada), alcohol, drogas (incluyendo nicotina y cualquier medicamento alópata). 
¿Qué hice para recompensarme? Me di un baño de tina con sales de mar, apagué las luces y prendí una vela roja en señal de mi luna. Pasé ahí más de una hora, meditando en la obscuridad, sumergida en intensas emociones. Estoy en el día 30 de mi ciclo, a punto de sangrar, y no he tenido otro síntoma más que el querer hacer mi retiro hacía mi cuerpo y mi espacio y así quiero que siga! 

Desde este lugar centrado lleno de luz y amor, desde mi útero hasta tu útero, te deseo para ti lo mimo en esta etapa. 
~♥~
Esto lo escribí hace un mes y desde entonces decidí hacer algo similar cada mes antes de mi luna. Me suena lógico que si nuestro cuerpo está pasando por una desintoxicación natural (tanto física como emocional) que nosotros le ayudemos en el proceso y no agravarlo a la hora de comer más y caer en los antojos. Ya durante nuestros días de sangrado, será bueno recuperar una dieta normal, aunque poco a poco. Retomar una dieta "normal" debe ser un proceso que dure los mismos días que hiciste la desintoxicación. Comiendo lo mejor posible y evitando las cosas que he mencionado arriba, comiendo despacio. Recordemos que el café incrementa la sangre y el alcohol altera nuestras emociones. Sin embargo el agua es un diurético por naturaleza por lo que tomar mucha agua es importante. También necesitaremos alimentos nutritivos llenos de zinc, hierro y vitaminas. Considera sopas de lentejas, jugo de betabel y cualquier legumbre verde, entre más verde mejor. Aunque últimamente he comido mucha comida cruda, es importante recalcar que nuestro cuerpo necesita cosas calientes durante nuestra luna. Nada de agua fría o cosas crudas como ensaladas pues estresan el proceso de la menstruación. Nuestro aparato reproductor está muy cerca del aparato digestivo y eso hace que podamos tener más problemas en esta etapa como estreñimiento o hasta diarrea. Ayuda a tu cuerpo a tener una buena digestión, come poco pero más seguido, toma agua tibia y té como manzanilla.

4 comentarios:

  1. Excelente! me encanta tu blog!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Feliz Luna Llena! ¿Volvemos a re.Crear la bendición para el 6 de Mayo? Pedí el horario de las 18 Londres. ¡Nos amo!

    ResponderEliminar
  3. Cyn, hermosa! ya te mandé mensaje por mail :) gracias por todo, nos amo ♥

    ResponderEliminar