4 de julio de 2013

Síndrome Pre-Menstrual o Súper Poder de Mujer


La mayor parte del tiempo cuando escuchamos que una mujer está premenstrual las reacciones de la mayoría de la gente son instintivamente negativas. ¿Cuántas veces no hemos escuchado a mujeres decir estoy pre-menstrual como una negación y/o excusa a sus emociones y acciones que muestran su instinto salvaje?. ¿Cuántas veces también no hemos escuchado al sexo opuesto decir está en sus días en un tono despectivo y como si fuera sinónimo de locura, solo despojándonos de nuestro poder?

Es difícil definir con exactitud el síndrome pre-menstrual, no obstante si analizamos su nombre vemos que la palabra síndrome nos da un indicativo de enfermedad, lo cual inconscientemente se interpreta como una discapacidad temporal ya sea física o mental. Un dato curioso, es señalar que el síndrome pre-menstrual se relaciona con una histeria femenina, sin embargo buscando, he encontrado que histeria proviene del griego “hysteron” que significa útero y en la antigua Grecia se usaba para calificar a una mujer frígida o una mujer que tenía el útero paralizado.

No me es raro pensar en mujeres con úteros paralizados pues si vemos el síndrome pre-menstrual desde un ángulo más profundo, vemos que la violencia de género comienza desde el útero. Casilda Rodrigáñez Bustos en uno de sus escritos sobre la violencia interiorizada dice “…teniendo en cuenta las reglas y los partos dolorosos, ¡cuánto sufrimiento ha producido y produce la violencia interiorizada!, la negación de nuestra sexualidad”.

Cada mujer vive su ciclo menstrual de manera muy particular, cada una de nosotras presenta distintos síntomas tanto físicos como emocionales dependiendo de la edad, estado social, alimentación y situación actual. Algunos síntomas físicos como son: inflamación, pechos sensibles, disminución de energía son síntomas normales que tienen que ver con cambios hormonales y algunos de alimentación. 

La fase pre-menstrual y menstrual son las fases que la mayoría de las mujeres encuentran más difíciles de sobrellevar pues se nos ha negado el instinto básico que es aceptar y disfrutar de nuestra sexualidad y nuestros cambios naturales sin sentirnos avergonzadas. Sin embargo, ya sea que presentemos síntomas físicos o emocionales, éstos son de gran ayuda para darnos cuenta qué no marcha bien en nuestra vida y qué podemos hacer para mejorarla.

Es importante hacer notar que aunque el ciclo menstrual está dividido en cuatro fases y cada fase tiene ciertas características, estos cambios no se limitan a su fase en específico, sino que pueden alargarse o entrelazarse con la siguiente fase. La tristeza antes de la menstruación es una clave muy sutil pero muy indicativa de que el útero está a punto de descamar. La sabiduría interna de nuestro cuerpo nos envía señales para que nos alistemos y hagamos lo necesario para preparar nuestra cueva y darle la bienvenida a nuestra sangre.

En vez de disculparnos por estos cambios de humor y emociones, a veces muy fuertes, es importante comprender que todas nuestras reacciones son solo un reflejo de lo que realmente pasa en nuestra vida, de nuestra frustración, nuestra tristeza, nuestra falta de amor hacia nosotras mismas y que solo nos trata de hablar a gritos por medio del llanto o dolores para que escuchemos detenidamente nuestro útero-corazón. 

Pregúntate: ¿Será que necesitas tomarte el día libre? ¿Será que necesitas un nuevo trabajo? ¿Será que necesitas explicarle a tus amigas o a tu pareja que necesitas tiempo para ti? ¿Será que necesitas decir algo no dicho? ¿Será que no estás feliz en tu relación de pareja? ¿Qué cambiarías si pudieras en este preciso momento, justo en esta fase? ¿Qué te haría feliz?. Claro que éstas fases no son las mejores para tomar acción sino solo para encontrar las respuestas en lo profundo de nuestro útero-corazón. 

En vez de pensar en estos síntomas y catalogarlos como el síndrome pre-menstrual (SPM) pensemos en ellos como el súper poder de mujer (SPM). Pues es este poder el que te hacer ver las cosas claras, tomar decisiones, ser mas intuitiva, más acertada. Porque no empezar a re-inventar palabras que por siglos nos han tenido esclavizadas a una idea negativa y destructiva sobre nuestro cuerpo y sobre nosotras mismas. Alexandra Pope dice que la palabra inglesa bitch significa "babe in total control of herself" (BITCH), yo no podría estar más de acuerdo!

De ahora en adelante, cada vez que te traten de negar tu poder, menospreciarte, verte menos por mostrar tu SUPER PODER DE MUJER, siéntete orgullosa de que estas en toda tu verdad y tener el control de tu vida y de ti misma, de tomar mejores decisiones y ver las cosas claras y tal y como son! 


*Artículo escrito en el 2012 y también publicado por la revista en línea El Caldero en la página 12. 

5 comentarios:

  1. Hola, un grupo de pacientes curadas del SPM y de muchas más afectaciones relacionadas con el ciclo menstrual, hemos creado una plataforma divulgativa ara dar a conocer algo muy importante: se ha demostrado que la causa de estos síntomas no está en las hormonas, sino en problemas del útero que pasan desapercibidos en controles ginecológicos habituales.
    Recomiendo la siguiente página:
    http://histerotoxemia.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el enlace, ya lo revisé pero no dice de que se trata este tratamiento ni que métodos esta aplicando. Se habla todavía de enfermedades y patologías lo cual en mi punto de vista personal todavía encasilla a la mujer en que su ciclo menstrual debe de ser "arreglado" por el sistema médico.

      Eliminar
  2. Sé que es difícil de asimilar esto, supone un gran cambio de paradigma, pero el problema es inflamatiorio, y sí se habla del tratamiento en esa web, hay unos 40 artículos, en algunos hay vídeos de testimonios de mujeres tratadas y sanadas. Te dejo uno sobre el Tratamiento: http://histerotoxemia.blogspot.com.es/2013/11/diagnostico-y-tratamiento.html
    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Hola Chicas! Concuerdo plenamente con el enfoque natural que plantea este blog, pero no desperté hacia esta nueva conciencia de mujer sino después de someterme a una cirugía y a varias inyecciones en mi útero, porque tenía mi matriz muy inflamada y herida con yagas. Tal vez partí al revés y antes de revisar mi útero debí haber revisado mi vida. Hoy estoy sana y se debe a una aventura de abrirse a la vida a manos llenas, amar a mi lunita con todas mis fuerzas y rendirme ante la magestuosa naturaleza.
    Si alguna mujer se siente en armonía con su sensualidad y con su vida, pero no puede desarrollarse por dificultades físicas o emocionales muy fuertes tal vez requiera tratar su útero de una manera médica, personal, naturista, omeopática, alimenticia y social. Yo probé tantas cosas que creo que cada quien puede encontrar "su fórmula" lo importante es que todas aportemos con la mayor cantidad de información, amor, compañerismo y solidaridad posible.

    Muchas gracias a todas por compartir sus vivencias

    ResponderEliminar